Cultura

publicidad
27 de febrero de 2013 • 07:03 AM

"¡Indignaos!": un pequeño libro, un inmenso éxito

 

"¡Indignaos!, libro de 32 páginas publicado en 2010, se vendió en todo el mundo por millones de ejemplares, inspiró a los movimientos de los indignados occidentales y valió a su autor, Stéphane Hessel, celebridad mundial.

Hessel, fallecido el martes a los 95 años de edad, se sorprendía él mismo de haberse convertido, nonagenario, en el papa de los jóvenes protestarios del siglo XXI.

En octubre de 2010, cuando Indigène, una pequeña editorial comprometida de Montpellier (sur de Francia) publicó una primera edición de 8.000 ejemplares con precio de venta de tres euros, nadie hubiera podido presagiar tal éxito.

Sus editores, Sylvie Crossman y Jean-Pierre Barou, escribieron entonces que la "base de la resistencia es la indignación".

"Las razones para indignarse hoy pueden parecer menos claras que en tiempos del nazismo. Pero buscad y encontrareis", agregaba.

Hessel denuncia en su texto el desnivel creciente entre los muy ricos y los muy pobres, el estado del planeta, la manera como se trata a los indocumentados, a los inmigrantes, a los gitanos, la carrera por el "más todavía", la dictadura de los mercados financieros, y lamenta que se hallan saldado los derechos adquiridos desde la Resistencia francesa (jubilaciones, seguridad social).

"Podemos creer a Stéphane Hessel y seguirle los pasos cuando llama a una insurrección pacífica", afirmaban los editores.

El sociólogo Edgar Morin, con quien Hessel escribió el libro "Le Chemin de l'espérance" (El camino de la esperanza), considera que el éxito de "¡Indignaos! se debe al "despertar público de un pueblo que era hasta ese momento muy pasivo".

Con su libro, Hessel "catalizó las expectativas de mucha gente frente a la angustia provocada por la crisis", agrega Morin.

Para su autor, el éxito de su libro, "se explica por un momento histórico. Las sociedades están perdidas, se preguntan cómo hacer para salir adelante y buscan un sentido a la aventura humana".

Y si muchos estiman que el impactante título en imperativo tuvo que ver en el éxito de "¡Indignaos!", la editorial Indigène responde: no basta un verbo en imperativo, puntos de exclamación y declaraciones de Hessel en un pequeño libro vendido muy barato para dar en el blanco: hay tantas razones para indignarse en estos tiempos de crisis económica, política y ética...

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.