Famosos

publicidad
09 de febrero de 2013 • 04:21 AM

Con orgullo los paulistas celebran primera noche de su carnaval

"Éste es el carnaval de Sao Paulo", exclama una voz por altoparlante y las miles de personas que repletan el sambódromo de esta ciudad gritan y se ponen de pie para asistir al primer desfile de las escuelas de samba.

Es la jornada inicial de los desfiles de carnaval, que terminan la noche del lunes, y los paulistas están orgullosos.

"Es un carnaval maravilloso y yo creo que hasta el sambódromo es más bonito", dice con euforia a la AFP Natalia Cainero, una de las animadas asistentes esta noche de viernes, aludiendo a la internacionalmente famosa celebración de Rio de Janeiro.

Con un traje de brillos, largas aplicaciones de cabello dorado y un maquillaje recargado y colorido, Natalia está a pasos de la pista por donde desfilan las siete escuelas de esta primera jornada.

"Los carros alegóricos en Sao Paulo también son más bonitos", asegura sobre las enormes creaciones elaboradas para este año 2013, en que la alcaldía destinó 17 millones de dólares para financiar el carnaval.

En 2010, la alcaldía había destinado unos 11 millones de dólares.

El carnaval de Sao Paulo "sólo necesita más publicidad y turismo, porque es mucho mejor que el de Rio", asegura por su lado a la AFP Joao Cruz, un veterano amante de la samba que dice llevar años viniendo al carnaval.

Entre la noche del viernes y el amanecer del sábado las siete escuelas presentaron homenajes a la "madrina de la samba" Beth Carvalho, la diversidad cultural de Sao Paulo, la historia del vino o personajes de la vida paulista, en una impactante procesión de colores, música y un derroche de encanto.

Tatuapé, Rosas de Ouro, Mancha Verde, Vai-Vai, X9 Paulistana, Dragoes da Real y Águia de Ouro desfilaron este viernes. El sábado por la noche y hasta las primeras horas del domingo lo harán Nené de Vila Matilde, Gavioes da Fiel, Mocidade Alegre, Tom Maior, Unidos de Vila María, Académicos de Tucuruvi e Imperio de Casa Verde.

Estas 14 escuelas forman el grupo especial o 'primera división', a la que todas aspiran llegar.

A lo largo de 530 metros, los bailarines tendrán una dura tarea si quieren quedarse con el premio: sonrisas a prueba de lluvia, ritmo y coordinación. Una música alegre y contagiosa; un tema atractivo y bien llevado a la pista con coreografías y carros alegóricos son otras de las categorías observadas por los estrictos jueces.

Cada escuela del grupo especial, por la que pueden desfilar fácilmente unas 4.000 personas, deberá cumplir además con el tiempo: un mínimo de 55 minutos y un máximo de 65.

El año pasado la escuela ganadora del carnaval fue Mocidade Alegre.

En un país donde las escuelas de samba son seguidas con el mismo fervor que los clubes de fútbol, los desfiles del carnaval también despiertan pasiones.

"¡Ahí viene, ahí viene!", gritaba una joven que esperaba con ansias la entrada de Tatuapé, la primera escuela de la noche, que inspiró su desfile de este año en la famosa sambista Beth Carvalho, que no pudo participar pero fue representada por su sobrina Lu Carvalho.

Con el mismo formato que el carnaval de Rio de Janeiro, que arranca este domingo, el espectáculo de Sao Paulo ha conseguido crecer en los últimos años y atraer a miles de personas al sambódromo para las cuatro noches de desfiles. Pero todavía está lejos de tener la fama del evento carioca.

"Estamos orgullosos de nuestro carnaval", asegura a coro un grupo de jóvenes paulistas que viajó desde el interior del estado para la primera jornada de desfiles.

Las escuelas de samba de Sao Paulo oficializaron el carnaval en 1968 y adoptaron el modelo de Rio. En 1991 se inauguró el sambódromo, proyectado por el célebre arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, también responsable del sambódromo de la 'cidade maravilhosa'.

Joao Roberto, un hombre de mediana edad que también esperaba a Tatuapé, aseguró que "va a demorar un poquito, pero alcanzaremos a Rio".

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.