Famosos

publicidad
12 de diciembre de 2012 • 12:24 AM • actualizado a las 11:14 AM

Avión de Jenni Rivera cayó a más de 600 millas por hora

Entre los escombros, se encontró el certificado de vuelo del piloto Miguel Pérez Soto emitido por la Federal Aviation Administration (FAA) de Estados Unidos
Foto: AP

El avión en el que viajaba la cantante mexico-estadounidense Jenni Rivera se estrelló casi en picado a más de 1.000 km/h, informó el martes el gobierno mexicano mientras familiares de la artista llegaron a Monterrey (norte) para pruebas de ADN e identificar sus restos.

Llegan restos de Jenni Rivera y acompañantes a MonterreyHaz clic para ver el video en Terra TV
Llegan restos de Jenni Rivera y acompañantes a Monterrey

"El avión cayó desde 28.000 pies de altura (unos 8,5 km) prácticamente en picada, quizá adquirió una velocidad superior a las 600 millas por hora (1.000 km por hora) El impacto debió de ser terrible", dijo el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz, al dar detalles del accidente ocurrido la madrugada del domingo.

Ruiz dijo que el piloto del avión, Miguel Pérez Soto, tenía una licencia válida de piloto mexicano que habría expirado en enero. Entre los escombros se encontró un certificado provisional emitido por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

Ruiz dijo que no hay límite de edad para volar un avión de la aviación civil, aunque para vuelos comerciales es de 65 años. Pérez Soto tenía 78.

"Estos aviones requieren una gran habilidad para volar y no dejan mucho margen para el error", dijo Lee Collins, un piloto de línea aérea de carga y vicepresidente ejecutivo de la Coalición de Asociaciones de Pilotos de avión en Washington.
 
Comentó también que en situaciones en las que un piloto pierde el control de un avión, la nave podría "entrar en una inmersión de alta velocidad sin querer pasar por la velocidad del sonido". 

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos dijo que enviaría a un equipo para ayudar a investigar el desplome del Learjet 25, que se desintegró al impactarse en tierra el domingo en un terreno montañoso en el estado de Nuevo León, en el norte de México.

Por su parte, el titular de la Dirección general de Aeronáutica Civi (DGAC), Alejandro Argudín explicó que no hubo ninguna comunicación de emergencia a los servicios de tráfico aéreo antes de que el avión, un Learjet 25 fabricado en 1969 y con matrícula estadounidense, saliera del radar 14 minutos después de su despegue.

La investigación está a cargo de personal especializado de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y en "diez o quince días" se puede tener "un primer estimado de las causas", y posteriormente un dictamen formal, agregó el funcionario.

Argudín aclaró que las autoridades mexicanas han "solicitado la coadyuvancia de la Administración Federal de Aviación americana (FAA, siglas en inglés) y de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte estadounidense (NTSB) para que participen en el desarrollo de la investigación".

"De fabricación, la aeronave no cuenta una caja negra", pero se está revisando "para ver si de causalidad existe" por haber sido incorporada posteriormente, señaló.

De acuerdo al periódico Reforma, el capitán del avión, Miguel Pérez Soto tenía una licencia que le impedía volar de noche y por instrumentos, y le prohibía también transportar personas, como hizo la madrugada del domingo, cuando se estrelló en la Sierra de Iturbide, provocando la muerte de la artista, sus cuatro acompañantes y los dos pilotos.

Lupillo Rivera, hermano de Jenni Rivera, llegó el martes a la ciudad de Monterrey acompañado de su madre y dos hermanos más para realizar pruebas de ADN a los restos humanos localizados en el lugar del accidente, a unos 200 km de esta ciudad.

Los restos humanos, que fueron trasladados la tarde del lunes desde el sitio del accidente, una zona montañosa del municipio de Iturbide localizada a unos 200 km de Monterrey, se encuentran en gran parte calcinados debido al fuerte impacto de la nave.

Según las autoridades mexicanas, Rivera, de 43 años y en la cúspide de su carrera, abordó en Monterrey, la madrugada del domingo, una nave LearJet 25 fabricada en 1969, para dirigirse a Toluca (centro) y de ahí a Ciudad de México, donde tenía previsto participar en un popular programa de la cadena Televisa.

Minutos después del despegue se perdió el contacto con la nave, que se estrelló en una zona montañosa y cuyos restos quedaron esparcidos en un área de unos 300 metros a la redonda.

Equipos de rescate han localizado pertenencias de la cantante en el lugar del accidente, como su licencia de conducir y una chequera.

En la capital de México, seguidores de Jenni Rivera realizaron plegarias ante la virgen de Guadalupe, considerada la patrona del país, en la víspera de que millones de fieles celebren la mayor fiesta en honor a esa virgen.

En la Basílica de Guadalupe, seguidores de la cantante colocaron veladoras y mensajes en los que piden por su eterno descanso y el de las otras seis personas que viajaban con ella.

Terra