Jenni Rivera

publicidad
14 de diciembre de 2012 • 12:11 PM • actualizado a las 12:13 PM

DEA investiga a dueño del avión en que murió Jenni Rivera

Christian Esquino es el presunto dueño de la aeronave en la que Jenni Rivera perdió la vida.
Foto: National Post

La Agencia de Antinarcóticos de Estados Unidos confirmó que está investigando al presunto dueño de la aeronave en la que perdiera la vida Jenni Rivera

Los Ángeles, Estados Unidos.- La empresa propietaria del avión de lujo en el que murió la cantante Jenni Rivera es investigada por la DEA, la cual confiscó a principios de año dos de sus aeronaves como parte de la indagación.

Lisa Webb Johnson, portavoz de la DEA —siglas en inglés de la agencia antinarcóticos de Estados Unidos_, dijo el 13 de diciembre que las aeronaves de la compañía Starwood Management, establecida en Las Vegas, fueron decomisadas en Texas y Arizona, pero se abstuvo de mencionar detalles del caso.

La agencia también ha solicitado judicialmente todos los expedientes de la compañía, incluyendo la correspondencia que haya tenido con Jorge Hank Rhon, un ex presidente municipal de la ciudad mexicana de Tijuana de quien las autoridades policiales de Estados Unidos sospechan desde hace tiempo que tiene vínculos con el crimen organizado.

Article Todo sobre la muerte de Jenni Rivera
Article Jenni Rivera deja carta póstuma a sus familiares
Article Chiquis Rivera habla sobre su madre
Article Esteban Loaiza habla sobre la muerte de Jenni Rivera
Photos La muerte de Jenni Rivera le da la vuelta al mundo
Photos La vida escandalosa de Jenni Rivera
 

El hombre que al parecer está detrás de la firma aérea es el exconvicto mexicano Christian Esquino, de 50 años, quien tiene amplios antecedentes de problemas con la ley. Los registros empresariales mencionan a su cuñada como la única responsable de la empresa, pero varias aseguradoras que cubren a algunos de sus aviones dicen en documentos judiciales que la mujer es solamente una fachada y que Esquino es quien está a cargo.

Los problemas jurídicos de Esquino se remontan décadas atrás. A principios de la de 1990 se declaró culpable de un cargo de fraude derivado de una amplia investigación sobre drogas en Florida, y más recientemente fue sentenciado a dos años de prisión federal por un caso de fraude relacionado con la aeronáutica en California. Al quedar en libertad fue deportado.

Esquino y otras compañías que posee o con las que ha estado vinculado también fueron demandadas por incumplir el pago de millones de dólares en préstamos, de acuerdo con expedientes judiciales.

Jenni Rivera, nacida en California, murió a los 43 años en la cúspide de su carrera cuando el avión en que viajaba se desplomó en picada la madrugada del 9 de diciembre mientras volaba desde la ciudad de Monterrey en el norte de México a la de Toluca, en el centro del país.

Por ahora se desconocen las causas del percance aéreo y los motivos por los que ella se encontraba en un avión de Esquino. El piloto, de 78 años, y otras cinco personas también fallecieron. Esquino no iba en el aparato.

Pedro Rivera Jr., hermano de la cantante, dijo que no sabía nada sobre el propietario ni sobre cómo fue que ella estaba en un avión de él.

Esquino dijo por teléfono desde la Ciudad de México al periódico Los Angeles Times que Rivera estaba pensando comprar el avión de Starwood por 250 mil dólares, y que se le ofreció el vuelo para que lo probara. Cuestionó las informaciones de que sea el propietario de Starwood, y afirmó que únicamente es el gerente de operaciones de la empresa.

A principios de la década de 1990, Esquino se vio inmerso en una amplia investigación por drogas que comenzó con la captura de Robert Castoro, entonces un importante traficante de marihuana y cocaína a Florida que tuvo relaciones directas con cárteles colombianos del narcotráfico en la década de 1980.

Esquino fue acusado formalmente junto con otros 12 demandados en esa pesquisa, la cual sostuvo que los sospechosos tenían pensado vender más de 480 kilos (mil 58 libras) de cocaína, de acuerdo con registros de la corte. A la larga Esquino se declaró culpable de ocultarle dinero al IRS, el servicio de recaudación fiscal de Estados Unidos, y fue sentenciado a cinco años de cárcel, pero gran parte de esa condena fue suspendida por razones que no estuvieron claras de inmediato.

Estuvo unos cinco meses en la cárcel y luego fue puesto en libertad.

Joseph Milchen, abogado de Esquino en ese tiempo, dijo el jueves que el caso giró en torno al hecho de que su cliente trajo "dinero a Estados Unidos sin declararlo". Sin embargo, sí reconoció que un avión comprado por Esquino fue "usado para traficar drogas".

Milchen negó que su excliente haya tenido jamás algo que ver con narcóticos ilegales.

A mediados de 2012, la DEA solicitó todos los registros de Starwood hasta el 13 de diciembre de 2007, incluyendo la relación de esa empresa con Esquino y con más de una decena de compañías e individuos, entre ellos Hank Rhon, miembro de una de las familias más poderosas de México, quien niega tener nada que ver con delincuentes.

De momento no hubo pronunciamiento de abogados de Starwood.

 

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.