Novelas y Tv

publicidad
19 de septiembre de 2006 • 11:47 AM

'Sin Tetas no hay paraíso' genera polémica en Colombia

Foto: María Adelaida Puerta es la protagonista de la telenovela - AP

En un país que es una verdadera fábrica detelenovelas, es el mayor éxito televisivo desde"Betty la fea".

"Sin tetas no hay paraíso", transmitida en elhorario de mayor audiencia, es la historia de unaprostituta de 17 años que agoniza al pensar quesus senos son demasiado pequeños y vende su cuerpopara pagarse una cirugía plástica, escalar así ala posición de amante de algún capo delnarcotráfico y dejar sus humildes orígenes.

Los productores del programa, inspirado en unanovela homónima basada en hechos reales, dicen quees una visión trágica pero realista de la culturacolombiana del narcotráfico, la prostitución y elcrimen.

A pesar de que la telenovela cuenta con legionesde seguidores, muchos colombianos se sientenofendidos por la realidad que intenta reflejar.

Columnas de opinión y entrevistas de televisión yradio han sido utilizadas por feministas y gruposde familia para retratar la serie, en la cualdiminutas minifaldas y reveladores escotes son lanorma, como una afrenta machista en lugar de unintento de generar un debate inteligente alrededorde los problemas sociales que sufre Colombia.

A finales de agosto los habitantes de Pereira, aunos 175 kilómetros al oeste de la capital, dondetranscurre la historia y se grabaron algunosepisodios, se manifestaron en contra de la imagenque el programa presenta de su ciudad: un nido denarcotraficantes y sicarios.

"Fuimos provocados y esta fue la mejor manera paradefendernos y decir que las mujeres de Pereira sonmucho más que prostitutas", dijo Juan ManuelArango Vélez, el alcalde municipal, quien ademásamenazó con demandar a la cadena de televisiónCaracol por transmitir el programa.

Varias compañías también han amenazado con retirarsus anuncios debido a algunas escenas de contenidoexplícito en la serie.

La polémica, sin embargo, ha sido una bonanza parael programa, que rompió récords de sintonía enColombia superando incluso a "Betty la fea", cuyaadaptación estadounidense debutará en la cadenaABC el 28 de septiembre bajo la producciónejecutiva de Salma Hayek tras haber logrado unéxito internacional sin precedentes.

La protagonista de la serie, María AdelaidaPuerta, de 25 años, es totalmente distinta a supersonaje y ha dicho que nunca se operaría lossenos.

"Estoy muy contenta con mi cuerpo", aseguróPuerta. "La autoestima no tiene nada que ver contener un par de senos grandes". Ese fue el mensaje que llevó a una escuela en unhumilde suburbio del sur de Bogotá, uno de losbarrios empobrecidos cuyos residentes inspiran lospersonajes que la serie intenta retratar.

Al ser recibida por un grupo de niños de entre 10y 15 años, que al parecer ignoran el aviso de"Sólo apto para adultos" de la telenovela, laactriz respondió con cautela a preguntas como"¿Qué es una prepago y que es un traqueto?" (queen Colombia se refiere a prostitutas ynarcotraficantes).

Utilizando como ejemplo a su personaje Catalina,cuya desilusión después de someterse a unaoperación para agrandar sus senos la llevaeventualmente a suicidarse, Puerta insistió antelos niños que la única manera de tener éxito y serfeliz es estudiar y trabajar para alcanzar susobjetivos.

Queda por ver, sin embargo, si su mensaje calaráen sus oyentes, ya que los implantes de siliconasen Colombia siguen siendo extremadamente comunes.

La Sociedad de Cirujanos Plásticos de Colombiaaseguró que la mitad de las 450.000 cirugíasplásticas realizadas en el 2005 fueron implantesde senos que cuestan entre 2.000 y 3.000 dólares,más de la mitad de lo que gana en un año el 58% dela población que vive bajo el umbral de pobreza.

Esas cifras parecen defender la opinión deJessica, un personaje en la serie que hace deproxeneta de Catalina, que asegura: "Hoy en díason importantes un buen par de tetas, no importasi son de mentira, de goma, de madera o depiedra".

"La presión en Colombia de ser voluptuosa y tenerartificialmente un cuerpo perfecto es abrumadora",dijo Puerta.

A pesar de que la actriz dice que la novela eseducativa y contiene una moraleja, no todos estánconvencidos de sus méritos.

Florence Thomas, investigadora de temas de génerode la Universidad Nacional, opina que "lo únicoque los productores buscaban con mostrar esosescotes era conseguir más rating".

Terra/AP